08 October 2009

En el limbo, crímenes de periodistas en México

Aa
La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), dependiente de la Procuraduría General de la República busca esconder su ineficacia en la resolución de los casos de agresiones contra periodistas al asegurar que la mayoría de los asesinatos de comunicadores no están relacionados con su labor informativa, aseguran la Sociedad Interamericana del Prensa y la organización Reporteros Sin Fronteras.
$.-
SIP critica ineficacia de fiscalía para resolverlos La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), dependiente de la Procuraduría General de la República busca esconder su ineficacia en la resolución de los casos de agresiones contra periodistas al asegurar que la mayoría de los asesinatos de comunicadores no están relacionados con su labor informativa, aseguran la Sociedad Interamericana del Prensa y la organización Reporteros Sin Fronteras. Para la PGR 80% de los asesinatos de periodistas investigados por esa dependencia apuntan a que el móvil del crimen ha sido ajeno a su ejercicio profesional, según lo destaca un diagnóstico de la FEADP, en el que se analizan 34 casos ocurridos de 2007 a la fecha en diferentes puntos del país. Según la FEADP de los 34 expedientes, que incluyen los atraídos por las delegaciones estatales de la PGR, los 23 que son competencia del fuero común y tres homicidios que investigó directamente la Fiscalía, sólo cinco están vinculados con el trabajo periodístico de las víctimas. La organización Reporteros Sin Fronteras señala que esta versión de la autoridad en nada modifica el escenario de impunidad de los asesinatos de reporteros en México, ya que el móvil no queda demostrado ni se detiene a los responsables, como ha ocurrido con 55 muertes y ocho desapariciones registradas de 2000 a la fecha. Sostiene esta organización. Roberto Rock Lechón, vicepresidente de la Comisión contra la Impunidad de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), cuestionó a la FEADP: “¿Cuántos homicidios son necesarios para que las autoridades actúen y presenten a los responsables?” La FEADP señala que los únicos crímenes vinculados al ejercicio periodístico de las víctimas son los dos casos perpetrados en 2007: el secuestro y ejecución en Sonora del reportero Saúl Noé Martínez y el de Óscar Rivera en Sinaloa. A la lista se suman los crímenes en 2008 del periodista Alejandro Zenón de Tabasco, y el de Armando Rodríguez Carreón, reportero del Diario de Juárez, quien cubría la fuente policiaca y fue acribillado frente a su domicilio. Ambos casos fueron atraídos por la PGR pero no por la fiscalía. En entrevista con EL UNIVERSAL Balbina Flores, de Reporteros Sin Fronteras, dice que es preocupante el diagnóstico de la FEADP, ya que las autoridades al parecer centran su esfuerzo en investigar a la víctima en un afán de descartar cualquier vínculo de su muerte con los ataques a la libertad de expresión en México, en lugar de detener a los criminales. Para la Comisión contra la Impunidad de la SIP, la FEADP desde su creación “no ha tenido ningún compromiso ni responsabilidad con su trabajo”, legalmente está acotada para investigar los casos y absurdamente tampoco puede tener injerencia en las investigaciones que atrae la PGR. Balbina Flores considera que han sido inútiles los resultados que ha ofrecido la Fiscalía desde su creación —en febrero de 2006—, ya que no es competente para atraer la mayoría de los casos y 90% están en el fuero común. El informe de la fiscalía de la PGR reconoce que ha atendido un total de 96 casos, de los cuales nueve están vigentes y sólo cuatro expedientes fueron consignados ante un juez. http://www.eluniversal.com.mx/nacion/171774.html

Share

0